Saltear al contenido principal
Zapatillas Pompeii, Cuando El Marketing Digital Marca Tendencia

Seguramente hayas oído hablar de la marca de zapatillas Pompeii. Esto es porque ha logrado un gran éxito en la actualidad, principalmente entre las generaciones más jóvenes.

Todo apunta a que sus fundadores comenzaron el negocio con enormes inversiones económicas y que, actualmente trabajan desde amplias oficinas distribuidas por grandes ciudades. Sin embargo, la historia que se esconde tras este caso de éxito, así como la estrategia que siguieron sus creadores, se aleja mucho de lo que puedes imaginar.

Porque sí, es el claro ejemplo de cómo la motivación, la ilusión y el Marketing Digital consiguieron viralizar una marca de zapatillas a largo plazo.

Una historia de confianza en sí mismo

En primer lugar, para comprender su éxito es importante detenernos en los inicios de la marca Pompeii. En este caso, nos remontamos al año 2014 e imaginamos a tres amigos: Jaime Garrastazu y los hermanos Nacho Vidri y Jorge Vidri. Apenas alcanzaban los 25 años cuando un día en la universidad empezaron a fantasear con crear un proyecto consistente en la venta de zapatillas.

Sin embargo, ninguno de ellos tenía ni idea sobre cómo se hacía una zapatilla. Por tanto, recurrieron a la enciclopedia mundial para todos: Google. Lo primero fue buscar cómo hacerlas, lo segundo dónde fabricarlas.

Para elaborar el diseño cogieron papel y lápiz y comenzaron a pintarlas. Para no presentar los folletos en papel, decidieron trasladarlos a la famosa herramienta Paint.

No obstante, al visitar las fábricas, no apostaban por su producto y tenían que irse sin ningún tipo de negocio cerrado. Llamaron a decenas de fabricantes y solo 5 les dieron una cita.

Lo más importante es que nunca se hundieron, siempre supieron sacar lo positivo del fracaso y convertir los errores en fortalezas. Así, consiguieron a un fabricante que les dio la oportunidad y les enseñó cómo funcionaba el sector.

Una vez vieron el resultado, solo hacían falta algunos retoques para conseguir la zapatilla perfecta.

De este modo, se aventuraron a viajar en caravana recorriendo diversas ciudades de España con algunos modelos de zapatillas y un stand hecho de cartón. Así fue cómo empezaron a mostrar su emprendedora startup al mundo.

Actualmente, Pompeii cuenta con cientos de miles de clientes y pares de zapatillas vendidos. Cuentan con decenas de empleados y su facturación anual supera los 3 millones de euros. Además, se han expandido internacionalmente a países como Portugal.

La creación de la marca

Cuando empezaron a crear el diseño de las zapatillas, lo tuvieron claro: debían ser originales, con suelas y cordones que marcaran la diferencia, informales y formales al mismo tiempo.

Las zapatillas Pompeii se trabajan con materiales como la lona, serraje y serraje repelente al agua. Su precio es asequible teniendo en cuenta su calidad y uso.

El espíritu de la marca siempre ha estado bien definido, pues ellos mismos tenían la necesidad de encontrar ese tipo de calzado. Así, fueron creadas para calzar al chico que no puede dejar atrás la moda y la elegancia, pero sin embargo necesita sentirse joven y rebelde con un estilo más surfista o skater. Además, actualmente cuentan con una línea de zapatillas para chica.

La inversión de la que disponían no era grande, por lo que tuvieron que tirar del ingenio para destacar de la enorme competencia a la que se enfrentaban en el sector del calzado. ¿Qué hicieron? Enumeraron cada par creando productos exclusivos, únicos y limitados.

Pero ahora venía el gran reto: ¿Cómo iban a dar a conocer la marca sin apenas inversión?

La ingeniosa apuesta en Marketing Digital de las zapatillas Pompeii

Entre 2014 y 2015, ya se hablaba de Instagram como una gran red social que crecía a pasos agigantados. El público principal de esta plataforma digital era la gente joven, público al que querían dirigirse nuestros famosos emprendedores. Entonces, decidieron crear un plan de contenidos en las redes sociales que resultó tener un éxito abrumador.

Su primera estrategia en redes sociales fue jugar al misterio. Por ejemplo, subían post con imagen, pero sin texto o copy, nunca mostraban la zapatilla al completo, tampoco el precio ni dónde podrían comprarlas los usuarios. En este sentido, invirtieron una cantidad muy escasa en publicidad en estos medios sociales, provocando con esta táctica que fuesen los usuarios los que se interesaran por la marca acudiendo a ellos y no al contrario.

Siguieron avanzando desde la creatividad vendiendo en tiendas pop-ups con la caravana que poseía la madre de uno de los fundadores. Esto llamó mucho la atención del público joven que ya empezaba a ser captado por la afinidad que le unía a la marca. Viajaron a ciudades de la península y como contaban con pocos artículos, pronto se terminó el stock.

Finalmente, llegó el gran día. Un amigo en común que se encontraba en proceso de aprendizaje en lo referente a creaciones de webs, les propuso crear la suya para empezar a definir la marca realmente en el entramado digital. La estrategia de seguir creando expectación y mostrar una marca limitada y exclusiva, continuó. Así, concretaron que la compra solo podría realizarse en un día concreto y a unas horas específicas. ¿Qué conseguían con esto? Que los clientes se interesaran por la marca en el medio online, queriendo mantenerse informados sobre los pasos que daban.

En este sentido, sus publicaciones utilizaban un tono rebelde, joven, desenfadado… Lo que permitió ahondar y empezar a fidelizar clientes potenciales mediante redes sociales. También se sumaron a los concursos en redes, pero no hablamos de concursos habituales, ¡decidieron regalar unas zapatillas por cada comentario que se hiciera durante un minuto! El resultado fue instantáneo: más de 60.000 comentarios.

También es muy curioso que por cada aniversario que cumple la marca hacen piñatas con ropa como Hawkers y El Ganso. Los pedidos realizados se colocan debajo de la piñata y según donde caigan, le regalan al cliente la ropa que le haya tocado. Original, ¿verdad?

Otras de las acciones que comunicaron en redes sociales fue la creación de una tienda flotante durante el verano, momento en el que la mayoría de las personas se encontraban de vacaciones. Así, alquilaron un barco y se embarcaron en el mar, compartiendo sus coordenadas por sus perfiles sociales.

 

En definitiva, podríamos dedicar varios artículos a contar las acciones originales, exclusivas e ingeniosas que ha realizado la marca de zapatillas Pompeii a lo largo de su corta vida. Porque sí, este negocio es el claro ejemplo de cómo la ilusión, la confianza, el trabajo en equipo y una buena estrategia consiguen viralizarse y marcar tendencia.


Y tú, ¿quieres despegar tu negocio en Internet? ¡Contacta con nosotros!

Recuerda seguirnos en Facebook, LinkedIN, Twitter e Instagram para mantenerte al día de todas nuestras novedades.

Volver arriba
¿Podemos ayudarte?